Cómo Elegir la Calabaza Perfecta para Halloween

magefesa calabazas -

Teniendo en cuenta la gran variedad de tamaños, formas y colores disponibles, seleccionar la calabaza perfecta puede convertirse en una tarea difícil. Las siguientes directrices te ayudarán a facilitar (¡y disfrutar!) el proceso.

Tamaño y peso. Dependiendo del uso que le vayas a dar, el tamaño es un factor importante a tener en cuenta. Si lo que quieres es esculpirla y convertirla en una tenebrosa calabaza de Halloween, las llamadas calabazas de campo son perfectas para ello. Son más grandes y tienen, por lo general, una base plana, ideal para crear el tradicional farol Jack o’Lantern. Y muy importante, piensa en el diseño que vas a utilizar ¡antes de salir a comprarla! Algunas son alargadas y estrechas, mientras que otras son más bien cortas y redondeadas. Una vez que hayas tomado una decisión al respecto, busca una calabaza con la forma que mejor se adapte a dicho patrón. Otro aspecto a considerar es el peso. Escoge una calabaza de peso ligero. Cuanto más pesada sea ésta, más gruesas serán las paredes y más complicado será el proceso de vaciar y esculpir.

magefesa calabazas -

Por otro lado, no todas las calabazas tienen un buen sabor para usar en la cocina. Si lo que buscas es una calabaza para cocinar u hornear, entonces necesitarás las más dulces que puedas encontrar. Las variedades más pequeñas y  pesadas, como la ‘Small Sugar Pumpkin’ o la‘ New England Pie Pumpkin’ tienen una pulpa más densa y un mayor contenido de azúcar, lo que las hace más adecuadas para la elaboración del tradicional pastel de calabaza, sopas, panecillos u otras recetas típicas.

Aspecto exterior. Ya sea para su cocción o para decorar el porche o el jardín, mantente alejado de aquellas que presenten golpes u otro tipo de daños en la superficie. Inspecciónala cuidadosamente. La piel deberá estar lisa, firme y libre de cortes. Como decoración querrás que dure el mayor tiempo posible y que tenga un buen aspecto. En este sentido, una superficie dañada es más propensa a las infecciones, lo que hará que la calabaza se deteriore más rápidamente. Asimismo, una calabaza perfectamente madura se reconocerá por una piel firme y elástica que no quiebra con facilidad cuando se le presiona con el pulgar. Otra buena manera de comprobarlo es la siguiente: golpéala con la mano abierta y escucha. Si está suficientemente madura, sonará hueco.

Color. A pesar de que las calabazas pueden variar en color, que puede ir desde el blanco a casi rojo dependiendo de la variedad, un color brillante y uniforme asegurará su madurez y frescura. Las calabazas de color uniforme son, además, más atractivas y ayudan a mostrar con mayor claridad el diseño elegido para decorarla.

Revisa el tallo. Lo primero de todo, escoge una calabaza con tallo. De esta manera podrás utilizar la parte superior como tapa una vez la hayas esculpido. Un tallo seco, de color amaderado es un buen indicador de que la calabaza ha alcanzado la madurez y está lista para cocinar. Asimismo, los tallos más largos ayudan a ralentizar el proceso de descomposición al permitir que el fruto, se abastezca de la humedad que alberga el tallo, extendiendo la vida de la calabaza.

Y como último consejo, ¡protégelas siempre del frío! Si se anuncian heladas, retira tus calabazas del porche o jardín y guárdalas en el  interior.

Compartir:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin